4.2.10

Gusanera

Me acabo de enterar por la prensa de que los altos cargos de la Administración y los parlamentarios obtienen la pensión máxima tras siete años de actividad, mientras que el resto de los trabajadores necesitamos para eso veinte años. No lo sabía, lo confieso, y podrán ustedes hacerse una idea de la ingente y sucísima cantidad de blasfemias, exabruptos e improperios que se me agolpan en el teclado, que es que los estoy viendo sobre las teclas retorciéndose como una gusanera, así que voy a parar un rato, me voy a dar una vuelta, voy a tranquilizarme y después sigo escribiendo. Hasta luego. Hola, ya estoy otra vez delante del ordenador, mucho más calmado y con varias aspirinas debajo de la lengua. Hosti qué mal rato. Pero ahora ya puedo opinar sobre el asunto con la moderación y el decoro necesarios para que no me arresten. Y mi opinión es que merecemos cincuenta y seis crisis más cruentas que esta que tenemos y morirnos de hambre solos y rabiando y pidiendo agua y pateados por una panda de señoritos bisojos que después se jiñen en nuestra cara, todo por seguir creyéndonos como gilipollas que gozamos de un sistema democrático de justicia e igualdad. Por cierto, en este caso, todos los diputados están de acuerdo con que su sistema de pensiones sea así. Claro.

2 comentarios:

Blumm dijo...

Yo no quiero pensión, yo, si llego a controlador de aviones no quiero pensión.
¿Para qué?

Sombras Chinescas dijo...

Como dijo Orwell, todos somos iguales, pero unos son más iguales que otros.

Saludos.