16.6.09

Top-less

Qué historia más triste nos contaba el sábado en su página 5 este periódico que todo lo ve. El guarda del parque del Bulevar tuvo que llamarle la atención a una moza que hizo top-less junto al lago. Y ahí se queda la cosa, sin más consecuencias. Qué triste. En este Jaén lagártico y santiguado estamos perdiendo nuestra idiosincrasia esa. Resulta que va una mujer, se saca las tetas para tomar el sol en un parque público y nos conformamos con mandarle al guarda para que le diga que se cubra. Nos estamos amariconando. Al guarda habría que haberle exigido que sacara la defensa —mejor que la porra— y machacara viva a esa desvergonzada, a poder ser delante de muchos niños y niñas, para que aprendieran lo que está bien y lo que está mal, lo que es decente hacer y lo que es una indecencia mayúscula. ¿Qué pasa, que ahora que vamos a tener un tranvía queremos ser modernos? Ante un hecho semejante, yo no me explico por qué Jaén no reaccionó a su modo, dónde estaba la patrulla de beatas bernardalbinas rodeando a la desnuda con cirios como antorchas, por qué los cofrades no comenzaron inmediatamente la construcción de una horca, qué le pasó a la gazmoñada local, dónde sus babas espumarajas. Tanto calor os tiene gilipollones, maldita sea.

1 comentario:

agustin dijo...

Desde luego que tuvo cojones la cosa (o mejor dicho: Qué pocos cojones!), y lo peor de todo es que el Diario Jaén lo publica como si tal cosa, como si la titi hubiera cometido alguna falta o delito, como si se hubiera detenido a una banda de gamberretes que roban amotos... En fin, triste, sí.