19.1.07

El artista entró en camerinos

Hasta la misma puerta de la cárcel acompañaron y le llevaron el equipaje a Farruquito los miembros morenos, serios y malaspulgas de su clan, un séquito neolorquiano de gitanos graves y mudos que apuraba con su patriarca mocito los últimos pasos de su calvario de inocencia criminal, del crimen de su inocencia. Faltaba, claro que sí, un quejío largo, desgarrado, interminable y fragüero que nos estremeciera a todos, aunque me imagino que la cosa no estaba para cantes, gargantas inundadas de mocos de rabia por la justicia paya, ay qué paya. Se acabó el baile, terminó la función de la muerte, el artista ha entrado en camerinos y no quiere que se le moleste, todos a casa, ya lo felicitaréis mañana por la mañana, o cuando sea. Llevaba Farruquito una sudadera Nike “Oregón MCMLXXII”, gafas de sol de domingo y la melena al viento preso que siempre sopla fuera de los presidios, incluso cuando no hace viento. Las gitanas se quedaron chillando en sus traspatios y sus recocinas, llorando la pena negra, la pena mora, y removiendo el puchero vacío del plato que le faltará al dios esbelto y bellísimo de sus esperanzas de diario, un dios cuya divinidad intocable no ha logrado traspasar la Justicia. Por pocas.

6 comentarios:

Raquel dijo...

La Justicia debería ser Justicia, sin adjetivos.

Teresa Núñez dijo...

Para pena negra, la que debe sentir la viudad de la víctima. Sin tanta parafernalia, con el dolor mudo y terrible de los que no tienen más que eso: dolor. Para Farruquito y todos sus farrucos, esto pasará pronto. Se va a portar tan bien que dentro de unos meses le darán permisos para que pueda actuar en televisiones mil y a lo mejor hasta nos vende la historia de su arrepentimiento, aunque este no se le note por encima de la melena siquiera.
Pero tus palabras, olé, Jesús.

Jesús Tíscar Jandra dijo...

Hola, Teresa. Bienvenida a mi blog. Tienes toda la razón, y como tú opino y así lo he escrito también en su día, por ahí por el archivo está. Farruquito está donde por fin debía de estar, donde estaría yo y estarías tú si hubiésemos hecho lo mismo. Pero en este artículo no he querido hacer (del todo) leña del árbol caído, así que me he ido a lo lorquiano, que siempre queda bien.
Espero que me visites más a menudo. Besos.

Escritores Independientes de Andalucía dijo...

Jesús, realmente consigues un ambiente lorquiano. En tu artículo se respira un "aire preso" entre la arboleda cercana a la casa de Federico. La enorme ironía de tus artículos tiene un gran puñal lírico en sus manos y eso suaviza los profundos cortes que infieres a lo que tocas. Una mezcolanza, la que nos abres, entre realidad y deseo.
Me encantó saludarte en tu página.

Dolors Alberola

Jesús Tíscar Jandra dijo...

Hola, Dolors, bienvenida también. Qué bueno ver por aquí nombres del Gran PL.com. Siéntete como en casa, que aquí, a excepción de algunos imbéciles que entran de veza en cuando, somos todos amigos. ¿Te sirvo una copa?

Escritores Independientes de Andalucía dijo...

Sí, sírveme un doble de amistad con un cubito de divertimento. Imagino que puede ser uno de los chupitos de la casa. Besazos.