18.1.07

Ensayo sobre la lucidez

Lo mejor que podemos hacer los andaluces el 18 de febrero próximo es no decirles a las urnas ni que sí ni que no, sino todo lo contrario, o sea nada, abstenernos. A ningún partido político le caería bien, así que no veas tú qué tentación. Es como si ese Antonio al que tanta tirria le tienes confiesa un día que odia que le llamen Nini: te falta tiempo para saludarlo de acera a acera: “¡Buenos días, Nini! ¿Cómo estás, Nini? ¡Recuerdos a tu señora, Nini! ¡Que me alegro mucho de verte, Nini!”. En nuestras manos está la última palabra sobre el nuevo Estatuto de Andalucía, ¿qué tal si les demostramos que, puestos a fastidiar, hay que tener cuidado con nosotros, la plebe, la chusma, el electorado? Carica de pánfilos se les quedaría, oye. Creo que la abstención es una de las voces democráticas más importantes y contundentes de las que disponemos los ciudadanos hastiados y descontentos —¿o acaso usted está contento, o acaso usted no está hastiado?— y que la usamos muy poco o, al menos, en proporciones aún lejanas de provocar la alarma entre esos que están convencidos de que nos tienen ganados en la tómbola de su palabrería. Quieren nuestro sí o nuestro no, pero jamás la indiferencia, que les da escalofríos.

7 comentarios:

Raquel dijo...

Pues sí, estoy hastiada, ya hace mucho tiempo que lo estoy, y he obrado en consecuencia absteniéndome de votar en algunas elecciones para no favorecer con un voto en blanco a la mayoría.
Sigo hastiada, y asqueada, no conozco a un sólo político que me inspire la menor confianza. Sólo les mueven la ambición y la avaricia.

Raquel dijo...

Uf, error, se escapó una tilde al teclear: un solo político. (Sí, lo reconozco, soy muy pejiguera con la ortografía, qué le vamos a hacer)

Silvio Gnisci Morgach dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Silvio Gnisci Morgach dijo...

-¡Nene, mira al Nini! Que va a votar.

-En su derecho está, Nono.

-Pero, ¿dónde va ese desgraciado? Pero ¿a qué partido va a dar su voto? Pero, pero, ¿qué hace? ¿Sabe que no va a votar a ningún partido? ¿Sabe que va a votar a un proyecto en el que nosotros, ciudadanos del César, no hemos participado; bueno sí, si hemos sido partícipes, leyendo las chuminás que decían en los periódicos.

-Nono, desvarías.

-Qué pollas, nene, ¿desvariar yo? Desvarío el que se va a formar cuando esta tarde después de comer me dé por bajar y preguntar a puerta de urna, micrófono en mano y cámara encendida si se han leído el tocho. ¿Qué te juegas a que te gano la apuesta?

-No creo, la botella de Don Perignon me la beberé yo. Ya te dije yo que dos de cada diez se habrán leído el manual del perfecto andaluz a imagen y semejanza del catalán y serán conscientes de lo que hacen.

-¿Y los otros ocho?

-Les sudará; pero ya sabes, aquí hasta el más listo va ya en manada, balando, balando y algunos barritando. Pero es raro, porque dicen que el índice de lectura ha subido. Pero ¿y el de elucubrar?

-Que bien te ha quedado eso, nene. Ahora déjame que haga yo brujería y enuncie una profecía, que con esta perilla, ni pintao: que se le caiga la polla a trozos el que vaya a votar con el Estatut leído, coño, perdón, el Estatuto de Autonomía para Andalucía.

-Buen pareado, Nono. Un poco largo y raro pero bueno, eres simiente para Terra Poética. Sí, vas para poeta.

-Para poeta andaluz y autónomo, gachó, que te lo digo yo.

-Vamos, que se calientan las cervezas. Hinquemos el codo, que es lo que nos va y verborremos, verborreemos que es condición natural.




Ohhhhh, Ohhhhhh, ¡Siempre Libre! (Loquillo y los Trogloditas)

12:13 AM
Suprimir

Porrito dijo...

¡¡¡Mardito sea tó aquello en que PP y PSOE estén dacuerdo!!!

Anónimo dijo...

Entonces hay gente que no piensa con el "hay que votar, con el trabajo que nos ha costado conseguirlo", sino con el "no juego a este juego, no me gustan sus reglas, quiero estar en el porcentaje de la abstención".Vaya, menos mal, pensé que me estaba quedando sola. Pues me alegro de haber encontrado este remanso de paz ideológica. Salud a todos.

Jesús Tíscar Jandra dijo...

Bienvenida, nueva Anónima.