12.6.06

El Bienestar de la Simona

A mí lo que me gustaría saber es por qué la Simona Villar se niega a recibir a los del “Queda la Palabra” y a la madre que le han quitado los hijos por “ser pobre”, según el Jesús Hidalgo. Al margen de quién lleve la razón, al margen de que la medida adoptada por la Junta con respecto a estos menores sea la más acertada o no, la más apropiada o no, la más oportuna o no (ahí no me mojo), lo que peor huele de todo este asunto es que una delegada de Bienestar Social asalariada con dinero público se permita la soberbia de no querer intercambiar una palabra con la gente pacífica y dialogante que sé que es la de este colectivo. Ya sé que los enchaquetados y la gente de bien hacen más bonito el despacho, mientras que los greñúos que se manifiestan y te lían huelgas de hambre afean mucho las maderas y tapicerías y además preguntan cosas comprometidas e incómodas; pero es que tú, Simona, estás para eso, además de para tus labores propias de inaugurar centros. Y tampoco sé hasta qué punto el presidente de la Junta de Andalucía tiene derecho a ordenarle a nadie que baje una pancarta.

3 comentarios:

jaenita dijo...

Hasta la universidad llegaron recogiendo firmas los del quedalapalabra, pero tampoco se esforzaban mucho en explicar a la gente el problema real y tampoco la gente se esforzaba mucho por escuchar a quienes ofrecían la firma y mas en esta fecha.

¿Se imagina usted que recibe a esta gente? Siguiendo la política de igualdad (que no "igual da") debería de atender a todos los colectivos que solicitaran un careo... demasiado trabajo no cree? O no.

Jesús Tíscar dijo...

Demasiado sueldo, ¿no cree?

jaenita dijo...

Venía implícito en la ironía, aunque es de resaltar también.