12.2.10

4 de amor

Valentín es homosexual y su padre le ha dicho que bueno, que vale, que sea lo que le dé la gana, pero que como se enamore de un tío le pega una paliza que lo revienta y lo encierra en el armario para los restos; el padre de Valentín es cardiólogo, no entiende de sentimientos, y Valentín hipa por los rincones y come telarañas saladas. Señora viuda busca caballero formal para amistad y lo que surja, señora viuda encuentra caballero formal y se hacen amigos, pero no surge nada, así que la señora viuda pierde la paciencia y manda a tomar viento al caballero formal, quien, aliviado, desobedece, no se va a tomar viento, sino que regresa a los institutos a hacerles ruidos con la boca a las jovencitas, que es lo suyo. Si tú me dices ven, lo dejo todo, y va el tío sinvergüenza y me lo dice, me dice ven, pero como tú comprenderás no voy a dejar yo la consulta ahora que la he amortizado y que me he hecho con una cartera de clientes, me cago en Los Panchos, que te acompañe tu puñetera madre, y distingue, joder, distingue lo que es un bolero y lo que es la vida real, ¡madura! Pacote y el amante de su mujer, Manolón, decidieron ser civilizados y, en vez de matarse, se jugaron a las cartas el amor de Mari, la adúltera, pero al final hubo sangre por sospechas de trampas en el tute, fundadas.

1 comentario:

lingarta dijo...

genial