30.10.08

Chimpón


Cuánta orquesta culta en el Festival de Otoño de Jaén, joé, cuánto grupete aviolinado de tíos pelijas y raros que se hacen los chulos porque son de por ahí y tocan Stradivarius de la colección palatina y otros pitos y otras tracas. Qué tostón. Pero si aquí somos casi todos unos catetos, hombre. Si aquí ni siquiera sabemos pronunciar Europa Philarmonie Magdeburg y Münchener Kammerorchester sin que se nos ponga cara de cipote y nos dé la risa. ¿Qué apacha boca a ti? ¡Ámonos de tascas y déjate de guachi-guachi, ni pollas, que bastante tengo con mi chiquillo aporreando el tambor de Bilore toldía, la madre que lo parió! Yo creo que esta gente de los Amigos del Festival de Otoño están influyendo demasiado en el Montané y obligándolo a traer esas cosas de charanga fina que se llevan una pasta por hacerles bostezar con disimulo mientras piensan en el Teixido que se van a papear en El Pilar en cuanto suene el chimpón de la magna pestiñada. Si ya hasta figura en las presentaciones ante la prensa la presidenta de la asociación, que además del Festival es amiga personal de Cristina Nestares y entre las dos cuchichean mucho sobre lo que es culto y lo que no, que las veo yo. ¡Más tías en pelota y más mariquitas chistosos es lo que nos hace falta, leche!

2 comentarios:

María. dijo...

Hace algún tiempo que te leo.
Me gusta tu mala leche y tu lengua viperina.
Un saludo.

jaumeduran dijo...

Seguro que no. Vaya, creo.
Un saludo cordial.