26.10.07

Propongo un trato

Este fin de semana, el anciano ese de Roma va a beatificar a 498 mártires religiosos de la Guerra Civil española. ¡Buenoooo, ya va a despotricar el Tíscar contra todo lo sagrado y los cimientos de nuestra fe!, habrán exclamado algunos. Tranqui, tranqui. Que no cunda el pánico, guarde usted las pastillas de la tensión, deje quieta la guillotina y vuelva a meterse los ojos para adentro, que así para afuera está usted muy feo. La estaca tampoco le va a hacer falta, supongo… Porque a lo que quiero llegar hoy es a proponer un trato. A ver: como por falta de ganas no es que me prive de pegarle letrazos a la Iglesia católica, voy a realizar el sacrificio no sólo de aguantarme, o sea de autocensurarme, sino también (y bendíganme por ello) de aceptar la mencionada beatificación como un ejercicio de Memoria Histórica a la manera facha, perdón, beatorra, perdón, ¿conservadora?, dejémoslo ahí. Son vuestros métodos y son respetables, entre otras cosas porque, como Dios no existe, es perder el tiempo. Pero, a cambio, ¿qué os parece que los demás sigamos desenterrando nuestros huesos pecadores, aunque sea sin beatificar, y les desempolvemos la condición de perros en cuneta sin que rechistéis más?

1 comentario:

indigena dijo...

pues si, creo que seria correcto limpiar las cunetas, dado que en esos lugares no se obtiene ni a largo plazo ningun tipo de titulación mariana venida de los diversos tipos de milagros que estudiamos desde pequeños, aun no ha existido que yo sepa. Si podría ser, que al menos el ADN de algun hueso se identificara al desenterrarlos, y como próximamente en nuestro DNI irá hasta nuestro código genético..!plaSSSS! seguro que como por arte de magia aparece algún pariente mezclado con cardos y otras hierbas.... si se remueve que se remueva... pero no nos olvidemos de que al remover huele..,