21.5.07

Qué más quieres

Lo del aparcamiento en los terrones olivareros es ese detallito que indica sin lugar a dudas que Expoliva se celebra en Jaén, la catetorra, la ordinariota, la cuchusté, la tuverás, la cuchinene… Aquí, es lo que pasa: que somos capaces de montar un chiringuito de lujo e importancia, muy fino y muy bien puestecico, pero al final terminamos contratando para la barra a un tarugo que, cuando abre la boca, la caga y encima se mosquea si te choteas de él. Si vendiésemos repollos no nos podríamos resistir a la tentación de colocarles un lazo a cada uno, fijo. El qué más quieres nos tiene comidos de ridículo, así como el y qué le hago nos tiene muertos de impotencia. Y entre qué más quieres y qué le hago, nos quedamos fritos por los rincones y tal día hará un año. O sea que Jaén es esa ciudad en la que tienes que meter el coche en un olivar y pagar cinco euros con toda la buena cara de la que seas capaz, y con las gracias por delante, que si no, te tachan de malafollá y de cipotón. No nos da por pensar que, si esto no es el Palace, deberíamos hacer que lo fuera, o al menos que lo pareciera, que de pensiones mugrosas y con el grifo roto estamos ya que nos la tentamos. Jopé, y eso que no tengo coche…

2 comentarios:

Bernard Louis dijo...

Ayer te mensajeé y te iba a decir que como no me publicases el comentario dejaba de leerte... ¡Al Tíscar con amenazas!

Pues eso, que me parece otro para podium. Te debe ir bien cortar jamón porque clavas el carácter y peculiaridades de esta ciudad de manera chapeau.

Lo dicho, enhorabuena por este artículo.

El Juan Pérez dijo...

Será posible. ¿Pero todavía viajáis en coche? Qué atraso. Desde que soy diputado lo hago en helicóptero. Qué insignificantes me parecéis desde allá arriba con vuestro aceite y todo. Joderos, ¡votad! pero joderos.