14.3.07

Importancia de las banderas

Hombre, a ver, la verdad es que la fiebre actual de las banderas no está ni bien ni mal. La bandera es el trapo que nos distingue en las fachadas de los hoteles, ese cuadradico que cliqueas en las webs para poderlas leer en cristiano y la funda del honor póstumo de los héroes patrios. Poco más. Una bandera de España ondeada con orgullo no debería cabrearnos o emocionarnos más que una bandera de España pisoteada, quemada o cagada por los perros. Ni siquiera si, en vez del escudo constitucional o el vacío de la duda, lleva el águila imperial de los buenos tiempos que en este Jaén lagártico y farfollo tanto se añoran. Qué más da. En lo que hay que fijarse es en quien la porta. Porque uno ve en esas manifestaciones a mucho ceporro con su bandera, el ojo torvo y unas ganas locas de imponer la Patria a banderazos, que algunos ni siquiera la desenrollan para que la insignia no pierda su espíritu de palo con el que meterle españolismo rancio al personal. Aunque sea por el culo. Y así, cuando quieres acordar, te ves en medio de un sarao rojigualda con gente que pretende salvarte en vez de invitarte a otra, cantando la libertad sin ira que hace años callaban a guantazos; o sea, desafinando.

2 comentarios:

Silvio Gnisci Morgach dijo...

Añoro un trozo de tela muy distinto al actual y muy distinto al republicano. Un trocico de tela que nos una como en un orgasmo de duración horaria a todos, a los rojigualdos y los rojivioletas.

Mientras sí, mientras no, usemos la tela blanca. No se desesperen, la votación está al caer.

Y de camino, que nos cambien también el himno, joder, que cada vez que oigo el francés (Marsellesa rica), por poner un ejemplo, frente al español en un partido de fútbol, por ejemplo, a mi me entran unas ganas de esconderme y de cagarme en el gachó que lo "creó".

Empiezo a explicarme porque la selección española no atina. Y es que con ese himno no hay cojones, nenes. Menos mal que a Fernando Alonso lleva como una especie de gorrita publicitaria con secreto: unos algodones que le impiden oírlo que sino, la víntica...

Hala, ahí lo llevan.

lorenzo dijo...

EL MAESTRO SEXADOR

Estimado Jesús:

Antes se coge a un progre que a un cojo. ¿Que por qué le digo esto?, muy sencillo. Si antes sale usted diciendo que lo de las banderas ni fu ni fa, antes sale alguien al alirón diciendo que hombre¡¡¡ no todas las banderas son iguales, porque la de la segunda república, esa si que es feten¡¡¡

En fin, con respecto a la manifestación le diré que se le ha visto el plumero a usted y todos los que en su linea, esperaban la manifestación del pasado día diez para contar aguilas, en fin.

Por cierto que hablando de aves, existe una profesión, como bien sabrá que es la de maestro sexador de pollos y que consiste en coger a los pollitos recien nacidos y distinguirlos entre macho y hembra.

Pues bien, eso precisamente falto en la manifestación, jejeje ,alguien como usted que fuera distinguiendo entre portadores de bandera: "este es digno de llevarla" "este no que es medio carlista" "este tampoco que su tio abuelo estudio en el mismo colegio que un hermano de Arias Navarro" "este si que es primo de la peluquera de Pilar Bardem".

Supongo que ese era su plan B ya que se le jorobaron las expectativas de contar aguilas sanjuaneras.Usted decide que la mayoría eran indignos de portar la bandera de todos. Y luego nos quejamos de teorías conspirativas....

Dos consideraciones finales:
1-En el artículo de "se les esta muriendo" me da la bienvenida al blog (cosa que le agradezco sinceramente) pero no contesta a mis preguntas sobre la teoria de la conspiración.
2- Se acusa al PP de apropiarse en exclusividad de los símbolos nacionales como el himno y la bandera. ¿sabe cual es la solución? sencillo: QUE EL PSOE COIMIENCE A USARLOS.

saludos cordiales.lorenzo