26.12.06

Trasnochada "Peña Flamenca"

Bueno, ya están echadas las pascuas, así que ahora vamos a dejarnos de cariñitos y sensiblerías y al tajo, que en cuanto te descuidas te vuelves una monjita mercedaria o, lo que es peor, franciscana, y eso sí que no, ¿eh? ¡Nunca! Vamos allá y, nuevamente, que sea lo que dios quiera: Los de la Peña Flamenca de Jaén, socios y dirigentes, son unos bordes y unos maleducados que ni siquiera se quitan el bocadillo de la boca para mandarte a callar. El pasado 22 de diciembre, día de su pregón y sus villancicos, algunos tuvimos que abandonar la Peña abochornados por esa rancia dictadura del ombligo que imponen los cuatro pestiños que se creen que aquello es suyo. Si no quieren jauría plebeya mancillando el sacramento del flamenco, que se encierren ellos solos a escuchar a los carcas de siempre. Así no tendrán que pasar sofocación ni hacer el ridículo diciendo que “los de la Peña de toda la vida” son más respetuosos y los que vamos a echar un vistazo no tenemos vergüenza. Pues vosotros mismos, tíos, si para lo que ofrecéis… Vaya un ambiente cutroncho y señoritazo el de la Peña Flamenca, con sillita reservada para la Nestarina y grupejos trasnochados adormeciéndose por soleás. Antipáticos.

27 comentarios:

rafaja dijo...

La tuya es la estratagema del "resabiado" (término que tanto nos gusta en Jaén).
De pequeño debiste ser el niño repelente que cuando alguno otro le molestaba, se la guardaba, para posteriormente, aprovechando alguna posición ventajosa, abrirle la cabeza de una vil pedrada o en una emboscada (eso sí, tú bien protegido por dos o tres gorilillas mocosos)....y a ser posible en público...para pavonearte de tu hazaña.
Eso exactamente es lo que has hecho en tu triste "columnilla" sobre la Peña Flamenca de Jaén.
Tu sucia atalaya pública en ese cada día más "pseudointelectual de barrio bajo" Diario Jaén que te abriga la hazaña, lo único que hace es corroborarme una vez más la escasita valía de tu pestilente pluma y la raquítica categoría moral e intelectual de tu persona y de la linea que sigue el Diario.
Eres injustamente necio al opinar(si es que a lo que has hecho se le puede llamar opinar-que más bien es berrear y patalear)con esa facilidad sobre una de las instituciones culturales más antiguas de tu ciudad, y antigua no es rancia ni trasnochada (por cierto, institución plural, abierta y progresista de nuestra ciudad desde siempre)...y de la que eres absolutamente ignorante.
Te permites el valiente lujo de, amparado en el escudo de la libertad de prensa, poner en la picota pública a un colectivo completo formado por 112 socios y sus respectivas familias, que llevan desde 1967 esforzándose por dignificar el FLAMENCO, al que con tanto desconocimiento te acercas....¿o acaso hablarías en voz alta durante una representación de "El ocaso de los dioses"? claro que no, eso no es correcto, es musica clásica...
Pero, no...tú te arrogas el derecho de criticar a quien come durante una actuación de Flamenco en una Peña( pues eso es normal y en absoluto incorrecto....mi "querido" inculto); date un paseo por cualquier peña de España y luego tendrás derecho para opinar.
Y si la actitud de alguien te molestó el pasado día veintidos, aféasela a ese alguien.(¿o es que tienes el poder divino de conocer el espíritu y el carácter de todo un ente asociativo inmaterial como es una peña, para después poder criticar a la institución?). NO, iletrado, no. Una peña es las personas que la forman, una a una.
Repugnante defecto ese tuyo de echar a los leones a 111 justos y un "pecador" (que no lo será tanto).
Mírate tu ombligazo lleno de pelusas, las mismas que enmarañan tus cortas ideas, y reconoce que es de cobardes tu proceder; decididamente eres ese chavea gallina que apedrea a toro pasado y con las espaldas cubiertas.
Estabas mejor escribiendo sobre falos, polvos y jugos vaginales...que de eso sí que entiendes, te lo reconozco.

Jesús Tíscar Jandra dijo...

Pues no estoy de acuerdo, señor Rafaja, mire usted por dónde.
En primer lugar, me llama "cobarde", cuando usted mismo no se atreve a firmar su comentario con su nombre y apellidos. En cambio, el artículo sobre la Peña en mi triste columnilla va firmado y dando la cara. Aquí nos conocemos todos, ¿no es verdad, señor Rafaja?
En segundo lugar, usted sólo valora su Peña Flamenca desde dentro, porque seguramente no quiere saber nada de lo que realmente representa esa "institución" para los que no están imbuidos en el egocentrismo acérrimo que la caracteriza. Aunque no le guste, hay mucha gente en Jaén que no puede ni oír hablar de ella, lo que pasa es que yo soy el único pardillo que se atreve a decirlo públicamente, y así me va. Lo mío es un vicio. Le informo de que existen opiniones contrarias a ese mundo fantástico y cultural que usted me narra, ¿eh? ¿O hay que decir amén a todo porque sí?
En tercer lugar, habla usted de que "me amparo" en la libertad de prensa, y noto un retintín sospechoso, como si a usted esa libertad de prensa de la que gozamos no le agradase especialmente. Bueno, allá usted.
Y por último, yo en mi artículo no me meto con el FLAMENCO, sino con su Peña de su alma y el rancio ambiente que le crean. El flamenco es cultura, ustedes no. Y es mi opinión. ¿Necesitan los de la Peña la adhesión absoluta? Pues aviados van.
Por lo demás, yo no tengo pelusas en el ombligazo, haga usted el favor. Pero agradezco que me lea, tanto mis columnas como mis falos, mis polvos y mis jugos vaginales.
Tenga usted un buen día.

rafaja dijo...

Esteril discusión es la de si la Peña Flamenca de Jaén es o no es querida en general por la sociedad jiennense. Mi opinión rápida es que lo es más que la imagen que esta sociedad tiene de ti. Seguramente el ambiente cercano a ti no nos quiere, pero eso me tranquiliza. Como comprenderás nadie es perfecto y de mis letras no se puede inferir que la Peña lo sea, pero estés o no de acuerdo, es de cobardes vociferar públicamente contra esta o cualquier otra institución por estar en desacuerdo con el trato recibido por parte de alguien que forme parte de la misma. Vocifera contra el que te molestó.
La libertad de expresión y de prensa sustenta gracias a Dios ( o a quien tú quieras)a la libertad publica de cada individuo, pero igualmente deberás asumir que libertad no es ir dando palos injustos contra quien no los merece. Me parece que tu cobardia abarca mucho más de lo que aparenta.....¿porque no entras en el fondo de la cuestión?,¿porque no dices cabalmente y con exactitud cual es el problema de la Peña?...me revolverá el estómago ver como alguien que no la conoce la critica con tranquilidad, pero si lo que dices es justo lo reconoceré.
Ahora bien, es evidente que lo que buscas en esta ocasión es notoriedad pública, dada tu escasa altura como escritor o columnista, y veo que tú y el Diario necesitáis entrar en el asqueroso "Reality Show" de la confrontación, el vilipendio y el ataque gratuito...al fin y al cabo es lo que vende...es lo que te mantiene en tu poltrona pseudoperiodistica y mantiene las escualidas ventas del Diario.
Allá tú....
Cuando se produzca la respuesta pública de la peña Flamenca, espero que no cercenen ni una coma...eso sí, no esperes que se te dé mucha relevancia.
Esta tarde sigo, que el plato de cocido que me espera es más sabroso e interesante que dedicarte demasiado tiempo.
Por cierto me puedes tutear...

Jesús Tíscar Jandra dijo...

Vale, ¿y con respecto a tu nombre, valiente?

Alsen Bert dijo...

¡¡Virgen!!, otra Hermandad Poética
Cawentó...
¡Nos invanden, nos invaden!
Pero esta vez tengo estilográfica preparada, de tinta verderona, oscura, aceitosa, el coño afeitado y los pelos rizados del mismo contados. Umbral de padrino y Valle-Inclán como ánima que me inspira.
¿Quién coño es esta vez la Musa?
Estoy preparado.

rafaja dijo...

Pero que manía tienes con mi identidad; no es relevante, no me conoces, pero puedes desahogar magníficamente contra mi tu inopinada irá antipeñística por este medio. De todos modos si mi identidad la quieres para enviarme un pata negra, te diré que estas navidades ya voy bien servido, y si la quieres para enviarme por Reyes un ejemplar de "La poetisa", te diré que en mi pisillo no tengo chimenea...
Como bien imaginarás soy un miembro más, muy orgulloso de esta entidad, pero en cambio, como mal imaginarás, no soy ningún viejete carca, facha y trasnochado; es más, soy joven, más que tú, y respeto plenamente las opiniones contrarias a lo y los que quiero.
Te lo explico de nuevo:a quien no respeto es a quien como tú, ataca desconociendo lo que ataca, máxime si lo hace públicamente, con insultos y prevaliéndose de un medio de comunicación. No tengo más remedio que pagarte con tu indigna moneda.
Conocer una institución y su funcionamiento no es haber oido un par de opiniones de terceros, ni aún tener como compadres de trompas sabatinas a socios, ex socios morosos de la Peña o algún que otro listo que no pudo sacar tajada económica de esta casa....(ciertamente Jaén es un pañuelo)....
Los cuatro pestiños de los que hablas no son cuatro sino ciento doce, y no son pestiños, sino personas dignas de respeto que trabajan a diario no sólo para el placer de sus sentidos, sino altruísticamente para que gente como tú pueda aprender qué es el Flamenco, y hacer que este Arte ocupe el lugar de seriedad que merece; y ellos no se creen que esa casa sea suya....simplemente lo es, y pertenece a ellos, como también pertenece a todos los ciudadanos de Jaén que se acercan con respeto a ella; las puertas están abiertas gratuitamente en todos los actos que se organizan independientemente de la procedencia de los fondos que los propicien (no sé si conocerás muchas instituciones culturales que sigan esta linea....yo no, y creo que no es esta una actitud my caciquil precisamente), y supongo que tu excelso saber no ignorará que publicamos la única revista cultural que lleva el nombre de JAEN bimensualmente a suscriptores de los cinco continentes...no sé si tus novelillas incendiarias llegarán a Sidney u Osaka.
En definitiva, insultar pública y gratuitamente a todo un colectivo es muy feo, casi tanto como tu ignorancia sobre esta casa en la que eras bien acogido.

Jesús Tíscar Jandra dijo...

De tu último comentario me llama la atención especialmente el siguiente fragmento: "a quien no respeto es a quien como tú, ataca desconociendo lo que ataca, máxime si lo hace públicamente". ¿Quieres decir con eso que prefieres la crítica anónima, velada, torticera, de boquilla para adentro?
Te juro que no conozco a ningún moroso de la Peña ni a socios que no pudieron sacar tajada... Por ahí no vamos bien. Mi opinión nace de mi experiencia, que viene de larguillo, pues te aseguro que el pasado día 22 no fue la primera vez que me acerqué a esa "institución".
Te doy la razón en algo: la revista Candil, independientemente del lugar a donde llegue, era buena. Y digo "era" porque se acaba, ¿no?
Estas conversaciones cibernéticas se me están haciendo la mar de interesantes. Al final vamos a terminar tan amigos, ya lo verás.
Me alegro que seas más joven que yo, aunque de eso ni tú ni yo tengamos la culpa. Pero sigo insistiendo en tu identidad, sobre todo porque tú más reiterativo ataque es el de llamarme "cobarde", y me gustaría saber quién es quien de mí así opina.
Saludos.

rafaja dijo...

Nada más lejos de mi cabreada intención que divertirte con esta conversación.
Por otro lado Candil está vivito y coleando y no se acaba ni se acabará en muchos años, pero hay algún malintencionado que seguro que obtiene beneficio difundiendo ridículos bulos como ese...y tu querido Diario sabe bastante de ese personajillo.
Me encantaría que de una vez me detallaras tu nefanda experiencia con nuestra INSTITUCION (Ah...cógete el dicionario de la Real Academia, que seguro que es tu libro de cabecera, y lee la tercera entrada del término)...y aclara ya cuáles son detalladamente los grandes defectos en los que caemos.
Y ahora, tú que tienes ese poder de aprehender el espíritu intrínseco de las personas, de los entes e instituciones...transportate a mi mente y a la de los demás miembros de la Peña.... y piensa cómo te sientes si yo escribo en Ideal o Viva Jaén (supuestos harto improbables) una columnilla donde digo que TODOS los columnistas del Jaén son unos maleducados,antipáticos,carcas añejos, dictadores y pestiñazos..porque el otro día tuve un encontronazo con alguno de ellos :INJUSTO, a todas luces INJUSTO...Con un poco de clase, de la que tú, bajo mi punto de vista careces, y no lo digo sólo por esto, lo que yo habría hecho primero es hablar con el responsable de la entidad y explicarle privadamente mi malestar y si no es fructifero el intento, veda abierta a la crítica desde tu "atalayita", pero veda abierta para la crítica clara y específica contra el flamenco culpable de tu desdicha.
Hay que tenre clase, Tíscar, hay que tener clase....(Y no te escudes más en el tema de mi identidad, que en el fondo te importa poco porque no me conoces)

Anónimo dijo...

El Señor Rafaja, no tiene desperdicio. (Mi mala educación no me permite tutear a quién no conozco.)
No sé si realmente es socio de la peña y si las 112 familias a las que se refiere por extensión de esos abnegados socios son putativas, católicas romanas, amantísimas o arrimadas, tanto me da que me da lo mismo, si esos compadres-socios de trompas sabatinas del Señor Tiscar, no son tan buenos amantes del flamenco como usted, Señor Rafaja. Si sus lunares son más flamencos que los de esos socios morosos que acompañan el ambiente cercano a ese “Diario” que tanto le molesta.
Yo estaba allí, cuando un señor salpicando pan a nuestros brazos nos dijo en un tono malencarado que a callar, que de la puerta para dentro aquello era de los socios, Y “CALLADITAS O A LA CALLE…”
Por otro lado, me asombra su acierto al elegir la comparación “El ocaso de los Dioses”. Cuando nos mandaron callar, no había nadie cantando, solo un señor haciendo la presentación, y al que nuestro murmullo al lado de la puerta de entrada, debía de estar desorientando. ¡ Venga ya…!
No es la primera vez que presencio en su querida peña desaires de este tipo y fuimos muchas las personas que en ese momento nos fuimos a la calle. Esas puertas abiertas a las que se refiere usted, parecen estarlo de favor. Yo no tengo el porqué mostrarme agradecida a esos 112 socios por abrir las puertas de su casa. Si quieren abrirlas que las abran, si quieren cerrarlas que las cierren, pero no esperen que los que pongamos allí los pies tengamos que estar acojonaos, por si un socio nos mira malamente por haberle quitado la silla a un señor@, que si se la merece por pertenecer a esas 112 familias de los dioses… o de su ocaso.
Por último, en estas entrañables y familiares fiestas, le voy a dedicar un villancico:” Tan flamenco eres tú como yo, y yo como tú, y tú como yo…. (Sólo aquí le tuteo para no echar por tierra el villancico ) . Feliz navidad.


Fdo. Maria del Mar García

rafaja dijo...

Pero en cambio sí sabe Vd. que quién les amenazó con una extraña e ilegítima expulsión sí que era socio y/o directivo de la Peña.....y también sabe Vd. que ese es el criterio de toda la Directiva de esta entidad, y también sabe Vd. que los demás socios (contando con que ese fuera uno de ellos) habrían actuado así...
!!!Vamos hombre!!! o mejor dicho...!!!Vamos señora!!!, Vd también tiene superpoderes!!, que es evidente que el cabreo de Tiscar se le salía por las orejas, y es muy fácil dar palos sin mirar a quien y meter en el mismo saco a toda una entidad y a 111 inocentes. Claro eso es más rimbombante y vende más que escribir que un supuesto socio fue maleducado conmigo ayer en la Peña Flamenca de Jaén, menuda columna habría sido esa...
Ese es el real talante "progre-contestatario" de su amado Tiscar...(mal vamos los progresistas)...muy justo él...y además gritándolo a los cuatro vientos, y convirtiendo un problema personal con un "presunto" socio en un descrédito e insulto público a los 111 restantes y a la institución, todo ello a la luz de un penoso diario que le cobija la bromita.
No señora, yo no soy ni carca, ni facha, ni señorito, ni estoy trasnochado...simplemente defiendo lo justo y me defiendo yo como parte de 111 "inocentes" que son prejuzgados, condenados y casi ahorcados en un juicio surrealista y sumarísimo con el único fin de que su admirado columnista y su patrón San Polanco se lleven al bolsillo unas perrillas sucias.
El tema personal se arregla entre personas...
Es una suerte para la sociedad que su Tiscar no sea juez...porque casi estaríamos en la trena la mitad de los ciudadanos.
En otro orden de cosas me congratula sinceramente que Vd. sea flamenca, pero yo no sabía que hubiera grados en esto del amor a un Arte; no obstante reconozco que Vd. debe serlo porque todo buen flamenco defiende a capa y espada a quien aprecia o ama...y me consta que Vd. ama a Jesús Tiscar. Es normal que Vd., por su cercanía con él saliera a la palestra en su apoyo.
Un saludo

Alsen Bert dijo...

Señor Refaja, usted no sabe cómo coloca Tíscar en su obra La Poetisa a la Peña Flamenca de Jóliva. Es más, quiero preguntarle una cosa, ¿frecuentan las putas con botas susodicho local? ¿Poseen las tetas bribonazas como las musas más deseadas? ¿Son geishas las musas de la Peña Flamenca?
Es una pregunta, sólo un pregunta. No vea usted, señor Refaja, una provocación en esto.

Por cierto,¿sabe usted jugar a los eructos?

Tenía ganas de participar en este rifirafe, señor, muchísimas ganas.

Fdo: Alsen Bert, al que nadie ha expulsado así como así, porque sus cojones son así de chulos, de una Hermandad Poética como la de la Peña Flamenca. Y que se atrevan que también salen en los periódicos. En el ABC que le mola más señor R. (¿O era en La razón?)

Josefa Villabuena dijo...

Ji, ji... Señor "Refaja", qué gracioso, ji, ji...

Silvio Gnisci Morgach dijo...

¿Habéis perdido las panderetas?

Anónimo dijo...

Señor Rafaja, tengo cosas que hacer, pero voy a ayudarlo a salir de esa deriva.
Se equivoca de mar… y de flamenca.
Sin duda tengo en alta estima al Señor Tíscar y a su Señora (besos fuertes, Mar) pero “yo no soy esa que usted se imagina”.
En lo tocante a los superpoderes, en efecto no los tengo, pero si buena memoria, y esa situación o similar es repetida en la Peña. Unas formas de dirigirse al respetable que más que una Peña Flamenca parece un colegio (eso sí, de pago). Señor Rafaja, allí no hay “Ange” a ver si encargan alguno para reyes.
Y no hable usted por boca de esos 111 “desamparados”, ampárese usted de su propia persona, y diferencie, si es capaz, una columna de opinión PERSONAL como en este caso es la del Señor Tíscar. El Señor Tíscar deja claro en su artículo que son” los Cuatro pestiños de siempre…” .Búsquenlos ustedes entre sus 111, como verá lo dejo a usted exento, de mi gusto también dejaba exentos a bastantes amigos que como usted, forman parte de esos 112, pero si no me libra Dios, ya me libro yo de limpiar una era ajena.
Feliz año.


Maria del Mar García

Anónimo dijo...

Tíscar,eres un miserable.Tan miserable como quien te paga el trabajo sucio que le haces.

Anónimo dijo...

Tíscar,lo tuyo pertenece al llamado estilo culebra:más bajo que el chocho una culebra.

Anónimo dijo...

Tíscar,lo bueno es que eres tonto útil.

Anónimo dijo...

Tíscar,ya nos encargaremos de tu novelucha,tan churretosa como tú.

Anónimo dijo...

Tíscar,eres pareja de desecho del esperpento

Alsen Bert dijo...

A ver, para hacer que este tipo de comentarios aparezcan pero queden registrados en algún sitio, además de en este, te sugiero que:

1. Coloques ya un contador que identifica ipés y lugar desde donde la peña se conecta.
2. Pinchar en la opción que no permita usuarios anónimos por si después quieres embarcarte en el mar de las demandas como en la prensa rosa.

Las dos cosas son fáciles de hacer, nene.

Jesús Tíscar Jandra dijo...

Qué jaleo. Bajen la voz, anónimos.

Alsen Bert dijo...

Por cierto, qué cojones más grandes debe tener esta peñica. Tan grandes, tan grandes que los esconden. Por algo será.

Alsen Bert dijo...

http://www.sitemeter.com/ en este sitio tienes contadores gratis.
Está en inglés pero no es difícil hacerse con uno.

Y si quieres, ya sabes, pero tiene que ser esta noche, ahora me embarco en el día con mi hija...

Alsen Bert dijo...

Bien hecho, quillo. Ya tienes tu contador. Ahora por lo menos, tendrás identificadas las ipés en caso de que tengas que montar a horcajadas a alguna demanda.



Saludos.

Anónimo dijo...

Pues yo, con tó esto, me borro de la Peña, ya está

Alsen Bert dijo...

Y yo.
A beber chatos al Pósito, qué pollas, al Bodegón...

Anónimo dijo...

refajo, la peña y tu sois la polla....no habia ido nunca y cuchusted que mal rato me habeis dao que voy a seguir sin ir. que os folle un pez

Güevo