8.6.06

Los que acabaron con ETA

Rajoy ya no se junta con Zapatero. “Mariano, ¿te sales?”, le pregunta José Luis. Y Mariano: “No, contigo no, vete con tu Batasunica, ¿no sois tan amiguitos?”. Entonces el presidente se aleja haciendo pucheros, porque así no hay quien pacifique España, y Rajoy se queda todo estirado y muy digno, como si con Batasunica no se hubiera juntado más de uno en busca de conveniencias. Ellos mismos, con Aznar, en el 98, fueron a ver si los nacionalistas radicales, con un poco de suerte y de negociación, los perpetuaban en el Gobierno como los que lograron el fin de ETA. No lo consiguieron y ahora no quieren que lo consigan los socialistas. Esa es la política de la derecha española: tenebrosa, marmórea, mala. A riesgo de recibir otro anónimo (“Hijo de puta. Cabrón”) escrito con caligrafía temblona en la fotocopia de una columna mía, repito lo que en aquel artículo motivó los piropos: el PP no quiere el fin de la banda terrorista. No lo quiere ahora, con los zetaperos mandando, y por eso se busca rabietas y ofensas para no colaborar y que se escachifolle el andamiaje de la operación. Y aquí todos sabemos que, ilegalizada o no, sin Batasuna por medio no hay paz ni papa dónde me llevas.

2 comentarios:

jaenita dijo...

...y estaban lidiando ya el quinto toro de la tarde.

Ya sabemos todos la política costumbrista de la derecha (con minúscula que no se merecen más), aún creen en el miedo, la desconfianza y la incultura de un pueblo que se les fue de las manos un once de marzo.

Sir Alsen Bert dijo...

¿Quién no huye tras un petardazo de tal calibre?
Tonto el último, como se dice.