7.4.06

La mejor columna de Salas

En su magistral columna de ayer, Francisco Salas me criticaba que me gusten los ochíos de pimentón, cuyo consumo, según él, es el causante de mi alopecia mental y mis eructos, supongo que se refería a intelectuales, puesto que de los otros procuro guardarme en público, más que nada por educación, de la misma forma que no me peo a culo rajado para demostrarle a la concurrencia lo libre que soy y la escasez de prejuicios que tengo, entre otras cosas porque servidor tiene muchos prejuicios, muchísimos, reunidos principalmente en la glándula del hastío y del vinagre. Así mismo, en su edificante columna de ayer, Francisco Salas nos narraba sus apasionantes visionados balompédicos con los amigos, que suelen terminar la mar de místicos entre poesías, caracoles y sonoros albañiles: gilipolleces trascendentales que le ayudan mucho a vivir y a reírse de sí mismo, algo que me alegra que les ocurra a los filósofos de garrafón, porque mientras trascienden y leen y ven el fútbol no van por ahí dando la vara a todo bicho paciente, quiera escucharlos o no, ya que a estos tipos ese detalle les da lo mismo. Fue la mejor columna de Salas, tan resentida y maestra.

2 comentarios:

Jesús dijo...

¿Qué es un eructo intelectual?

Había oído "rebuzno intelectual" que también me sorprendión, pero no eructo.

Saludos desde aquí mismo.

Sir Alsen Bert dijo...

Y yo, que no me imagino al Tiscar eructando; ni intelectual ni físicamente. Juas, Juas.