6.4.06

Catolicismo a la baja, ¡qué bien!

Habrán inventado los macrobotellones y la feísima escritura apocopada de los mensajes por móviles, pero me alegra enterarme de que los jóvenes de hoy son mucho más inteligentes que los de hace diez años. A mediados de los noventa, el 77% de los jóvenes se declaraban católicos, sin rubor, frente a los actuales, que no llegan al 50% y además consideran a la Iglesia católica la principal institución de la que no hay que fiarse, dada su excesiva riqueza y su mojigatería en materia sexual. Este descenso de víctimas del engaño religioso viene produciéndose paulatinamente, según un estudio de la Fundación Santa María, lo cual nos anima a pensar con prudente satisfacción que la Iglesia, dentro de unas cuantas generaciones más, podría quedarse más sola que un perro en sus altares de oro y palabras huecas. Algo habrá que hacer, ¿verdad, curas? Porque está claro que cada vez convencéis y gustáis menos al personal y que cuando se os acaben las beatas fijas vais a tener que hacer campaña de captación a puerta fría, como los agentes de seguros. Ya no os sirven para nada el miedo, la represión y las amenazas infernales, Dios hace tiempo que se os declaró apóstata, pero lo lleváis en secreto.

3 comentarios:

Jesús dijo...

Si entra alsen por aquí le comento que el maltrato psicológico no es denunciable al no estar tipificado como delito.

Independientemente es que pueda ser reprochable en muchos aspectos, o que se pueda dar a conocer poco a poco y que suceda como el mobbing o acoso moral, que ya es delito.

Cuzca dijo...

Entre mormones, evangelistas, esos de Atalaya..., y, previsiblemente, católicos, se van a volver los portales mas concurridos que pa qué. En ese caso propongo que los católicos destaquen por alegres vestimentas e incluso que se acompañen de coros y guitarras. Vamos, que le den un ambiente mas festivo a la puerta fria. Es posible que así la gente se anime a dejarlos pasar e incluso los inviten a unos refrescos y unas almendricas. Eso para empezar.

Sir Alsen Bert dijo...

Cachis, Jesús, no me digas que no es maltrato la broma.
Y es que veo esas caras traspuestas cuando pasa el trono y me dan ganas de gritar, que no nenes, que si tenéis Fe el Cristo que creéis contemplar en una talla de madera está en un Sagrario bajo llave.
También me produce malestar, quiebra psicológica ver como están en la Catedral los bancos del abuelo -a rebosar- y ver cómo está el Sagrario que según el catecismo de la Santa y Madre Iglesia Católica de todos los españoles que no hayan apostatado, es el locus, sitio, lugar y demás donde está realmente al que le rezan entre bisbiseos de ancianas que esperan la muerte.
Pol Dios, que no, que no puedo, de verdad, sus lo juro.