14.4.06

La grieta, concepto ideológico

Ser de un partido político o de otro implica diferencias en la percepción de la realidad, toma castaña; pertenecer al equipo gobernante o al equipo de la oposición pasa por matar a cogotazos la bendita y casi nunca bien usada objetividad y enterrarla de tapadillo en un desmonte a altas horas de la madrugada. La Junta de Andazarrías ve grietas en la cárcel vieja y en el centro educativo “Virgen del Carmen” por culpa de las obras del aparcamiento subterráneo “Avenida”, punto y coma, el Ayuntamiento jaenaco no ve grietas en la cárcel vieja y en el centro educativo “Virgen del Carmen” por culpa de las obras del aparcamiento subterráneo “Avenida”. Ahora estoy lejos —decía nuestro admirado Coco, que en paz descanse—, ahora estoy cerca: lejos, cerca, lejos, cerca... Parece ser que la grieta es un concepto subjetivo que existe o no existe según la ideología y las ganas de mandar de nuestros representantes políticos, cucha tú qué cosa más misteriosa, oye. Pero aún hay más. Si el Ayuntamiento hace un esfuerzo y ve los grietones..., vale, ok, hay grietas, pero no por culpa de las obras nuestras, sino de... ¿el demonio? Y nosotros, como somos tontopollas, cogemos y nos lo creemos, ¿a que sí?

2 comentarios:

Sir Alsen Bert dijo...

El miércoles, en mi artículo, nombro a tu grieta, la ideológica, sin tu permiso. Bueno, queda escrita la petición. ¿Concedida?
Gustosa combinación has hecho de nombre y adjetivo, nene.

Jesús Tíscar dijo...

Bueno, pues sí, concedido, hale, ya está. ¿Siguiente?

Saludacos, nene.