9.12.05

Que nadie nos llame caguicas

Algo gordo tiene que haberle hecho el cielo jaenita a la aviación, algo muy gordo, porque si no, no se explica tan inopinado tránsito de aparatos alados y de hélice metiéndonos el susto en el cuerpo, y con razón, de manera que nadie nos llame caguicas, que la tragedia de Baeza ocurrió y no es un invento, por desgracia. Hace poco, un helicóptero cabriolón y virguero, del que en un principio nadie sabe dar razón, vino a sustituir al bicharraco que rompió la barrera del sonido y, de milagro, no rompió también la Puerta Barrera. Yo me acuerdo que de chaveíllas, una vez al año (si la Vuelta Ciclista evitaba Jaén), oíamos y veíamos pasar un helicóptero por encima de Peñamefécit y teníamos muy clara su identidad: “Ahí va Franco a cazar ciervos en Cazorla”, y cantábamos aquello de “Franco, Franco, tiene el culo blanco porque su mujer se lo lava con Ariel”, bien alto, a ver si nos oía y pasaba mal rato, el hombre. Lo curioso es que el Caudillo ya se había muerto, pero nos daba igual: ahí iba Franco a cazar ciervos en Cazorla y se acabaron las discusiones. A ver si, ahora que los jaenotas ya no nos paramos a ver pasar las ambulancias, vamos a coger tortícolis y otros males del pescuezo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso, que no se ponga falda, porque lo de los hombres con falda es en
Escocia. En España nos gustan las mujeres mujeres.

Jesús Tíscar dijo...

¿Mande?