18.6.10

RTVA

Para desinfectarse la conciencia y poder decir “cuchi cómo nos sacrificamos y qué buenos y qué solidarios y qué guapos somos y qué tipo tenemos”, la Radio Televisión Andaluza suprimirá directivos y ahorrará costes en los programicas. A buenas horas. Pero es que, aun así, el director general, don Pablo Carrasco, toma del frasco, seguirá cobrando el doble que el propio presidente de la Junta de Andalucía tras recortarse un diez por ciento del sueldo, 125.400 euracos al año. Y yo pregunto, cagontó: ¿Se puede saber qué pollas hace este tío para merecerse ese pastizal público, maldita sea la leche que mamó el demonio? Este y tantos otros cargos y carguetes. Ya está bien, que así nos tienen entre todos. Mientras los sueldos se sigan fijando en virtud del renombre del cargo y no de la equivalencia al esfuerzo de cada curro, esto será un cachondeo. ¿Por qué un director general de un ente público, ¡público!, no puede tener un sueldo apañado y ya está? Pues no, tiene que ser un sueldaco, una exageración, será porque así es como se cree que es director general. Ni que se deslomara el gachón catorce horas diarias, por dios santísimo. Da asco que, entre los contratos basura y el paro que su inútil política produce, ellos mismos se estén poniendo las botas tras vaciarlas de fajos de billetes.

2 comentarios:

ana dijo...

todos toman del frasco aunque no se apelliden Carrasco, cobran por la categoría aunque no le den un palo al agua, los pringaos son los de siempre.

Blumm dijo...

Exacto. Así es como se creen y se crean directores generales. Pero asco de verdad, nene.