6.6.07

Fogonazo al Josenrique

Toma castaña la carta que le dirigió ayer el Higinio Paterna de la Torre, ex alcalde de Larva pepero, al Josenrique Fernández de Moya, presidente provincial del PP. Sí señor, con un par de huevos, así se escribe en un periódico, que para tibiezas siempre hay sitio y nunca falta ocasión: aburrir lectores es lo más fácil del mundo y mantener la opinión plana es lo cómodo, aunque con ello hagas bostezar a las piedras. El señor Paterna podrá llevar más o menos razón —para mí que la lleva toda, el tío—, pero aquí lo razonudo pasa a un segundo plano porque lo hermoso es que se trata de un artículo escrito con los intestinos, un mondongo que, como el corazón, es una víscera, pero dónde va a parar, leche, dónde va a parar, tanto corazoncito ni tanto corazoncito. El ex alcalde larveño se retira de la política echándole un broncón del demonio a su jefe en el periódico JAEN y culmina así el “suicidio político” del que le avisaban sus compis por no estar de acuerdo con ciertas pautas del partido y, además, manifestarlo públicamente. ¿Cómo se le habrá quedado el cuerpo al Josenrique? Que lo diga: que se asome y que lo diga, una vez que se recupere del fogonazo que tanto daña los ojos fuera de los despachos.

2 comentarios:

Jesús dijo...

Bueno, que no halla sido nada lo de las urgencias.

Por suerte o desgracia no suelo ir a ese tipo de hospitales (circunstancias especiales de mi situación laboral), pero en efecto hace unas noches estuve con un sobrino y vaya que si parece que te llaman para fusilarte cuando oyes los nombre por los altavoces. Me pasó igual que a tí de 21 horas a una de la mañana más o menos.

Saludos.

Sir Alsen Bert dijo...

A mí me cuesta ser así de vez en cuando pero de vez en cuando soy así, es necesario ser así de hideputa: que no haya sido nada no quiere decir que haya hallado algo interesante que contarnos. Tíscar nos deleita con las hayas que halla en el bosque puesto que para eso es hallador entre los halladores haya o no haya hayas. Hallar siempre hallará, no te quepa la menor duda. Y si la duda osa hallarme, yo busco, me revuelvo hasta desvencijarla y reventarla en dos conociendo qué parte de ella me coresponde. Heme aquí o... aquí me tienes que es lo mismo, bajo el haya buscando, o hallando entre el hayedo que hay en Campotéjar, cerca de Graná. O hallo o me "enhayezco", qué pollas.

Sin acritud