18.4.07

Lo defiende aunque le perjudique

El hecho de que el secretario general del Partido Popular, nada menos, salga en defensa de la mamarrachada de un gerentillo pepero melillense significa, me parece a mí, que el asunto de los impresos falsos para votar por correo no es una irregularidad puntual y aislada, sino que puede crujir y reventar campañas electorales en otros sitios. En vez de recurrir a eso tan prudente de “investigaremos el caso y en función de ello tomaremos las medidas oportunas”, cosa que ni moja ni seca, Acebes se lanza en plancha y considera “normal” que su partido en Melilla encargue a una imprenta, presuntamente no muy a buenas con la legalidad, un millar de copias de formularios oficiales que parecieran auténticos. Porque la culpa, claro, es del PSOE y lo demás son injurias, calumnias y ganas de incordiar. Virgen del Abrigo de Pana. Cuando el Partido Popular deje de ponerlo tan a güevo a lo mejor dejamos algunos de meternos con él. Lo de Melilla es una ilegalidad, se mire por donde se mire, y quedas como dios si la reconoces y la atajas con los castigos pertinentes. Eso se agradece, lo que pasa es que el PP todavía no se ha enterado de esto y es capaz de defender lo que sea, aunque le perjudique.

2 comentarios:

Jabalcuz dijo...

Mira que la última pantochada con la que nos sale el PSOE, que no sabe cómo gobernar. ésto me suena a desesperación, similar al follón que montó la ahijada de Zarrias con no se qué amenazas de la policía local.

¿Acaso con eso el PP incrementaba sus votos? Formalmente será o no será legal, pero de ahí a presentarlo casi como un pucherazo.. pues no. Si quisieran hacerlo que le pregunten al alcaldable Zarrias, que sabe mucho de pucherazos....

¿alcaldable zarrías? Perdón.. el padrino de la alcaldable. Eso de "padrino" le pega.

saludos

lagarta dijo...

Qué tonterías! La relación de "la Puri" y de Zarrías es muy simple, tontorrones. Es la única manera que tenía este hombrecillo de quitársela del medio... y si gana... (qué tontería) ya tiene un ayuntamiento callaíco.