15.1.07

Dos tortas bien dadas le daba yo a ésa

Yo no sé cómo no se le cae la cara de vergüenza a la concejala de Lepe por salir como ha salido en la revistucha esa de su pueblo y cómo no se nos cae a nosotros, la sociedad española, por tener a estas elementas metidas en política, ¡y de derechas, encima! ¿Qué espectáculo estamos dando, por el amor de dios? ¿Así queremos que nos tomen en serio en Europa? Bonito ejemplo para nuestras hijas. ¿Qué les vamos a contestar a nuestras hijas cuando nos digan que mandan al garete los consejos y enseñanzas acerca de lo que debe ser una mujer española, decente, limpia y de su casa, para pasarse a semejantes inmoralidades, por las que encima se hacen famosas? ¡Vamos, hombre, por favor! Si yo fuera el padre de la edil esa ya le hubiese pegado dos tortas y encerrado en casa para los restos. ¡Valiente exhibicionista! “Miss Lepe Urbana”, dicen. Ja. En mi pueblo, a esas tiparracas se les llama de otra manera, que no voy a escribir aquí por respeto a mis lectores. Y luego la miras y ni siquiera es guapa, más bien al contrario, tan flacucha y con ese pelo de tísica. Pero es que aunque lo fuera. Dios nos ha dado un cuerpo para que lo ocultemos y lo respetemos y no para ir por ahí rifándolo en los burdeles.

9 comentarios:

Silvio Gnisci Morgach dijo...

Que no hombre, que bonica es la gachona...
Y así, con esa pose playuna...

Raquel dijo...

Estoy incapacitada para dar mi opinión, carezco de elementos de juicio: vamos, que ¿dónde está la foto?

Jesús Tíscar dijo...

¿Bonica, Silvio? ¡Está que se rompe de buena, la señora!
Y mira, Raquel, tendrás elementos de juicio si te lees el artículo del 4/1/07.
Besitos a ambos.

Bielka dijo...

Oye, ¿y la gallega de Cancún? ¿Está buena?

Jesús Tíscar dijo...

La gallega de Cancún es una bomba con detonador. Bueno, dos bombas. Ah, maldita lujuria que tan inferiores nos hace.

Raquel dijo...

Anoto la referencia, gracias, :)

Silvio Gnisci Morgach dijo...

Hombre, buena, buena, no sé. Pero si lleva braguitas color malva, te lo aseguro.

Con detonador retardado, que de tiempo, nene...

Uys, qué cochino!

Jesús Tíscar Jandra dijo...

Sí, Silvio, sí: eres más cochino que ná. Por cierto, ¿habéis leído cómo han entrado al trapo las trabajadoras del Ayuntamiento de Marmolejo? Hoy en cartas al director se despachan y yo el lunes les digo que las quiero.

Silvio Gnisci Morgach dijo...

Jajajajajaja, acabo de leerlo en el Jaén Digital. Es alucinante como la gente -o el común de los mortales- se cree a pies juntillas todo lo que se escribe sin discernir, pensar e inteligir que existe la ironía, el cinismo, la ficción, la retórica y tantas y tantas armas dialécticas.

Es alucinante, la verdad. No me extraña que la España profunda siga siendo eso, profunda y analfabeta (en el sentido literal, sí, en el más literal de los sentidos). Analfabeta, mediatizada, nopensadora, nolectora, patética, inculta y mediocre.

Y yo no me las doy de ná, pero de ná de ná.

En fin, no me perderé ese artículo, el del lunes.