25.1.07

Cualquiera diría que el rector...

Dios me libre de pensar yo eso, ni nadie, pero leche, cualquiera diría que Luis Parras vaticina en su despedida que “Jaén pronto dará un gran salto” por el hecho de que se va, porque ya no se presenta a rector de la Uja Piruja y se creía un lastre demasiado pesado para que esta provincia pudiera pegar los brincos y realizar las cabriolas que siempre ha deseado en lo más hondo de su corazón de pringacha. No, rector, no: hay que despedirse de otra manera, hombre, no me sea usted modestico. Un cargo político como el suyo exige otros adioses, ¿no se fija usted en los demás? Exige algo así: “Me voy, pero me voy satisfecho porque Jaén ha pegado muchos saltos conmigo, porque dejo una Universidad que es un primor, la envidia de Andalucía, modelo de Oxford, y porque a mis pechos magníficos se han criado miles y miles de estudiantes que hoy son imprescindibles en el saber patrio e internacional”. Más o menos. Y si, además, añade “¡con dos cojones!”, pues todavía mejor. Quedará usted como un petulante y como que no tiene abuela, pero nadie se reirá; no que de la otra forma suena a disculpa. Que Jaén pegue los saltos que quiera, usted a lo suyo, que es la Diputación, o al menos eso dicen, ¿no? Hale, adiós.

10 comentarios:

Raquel dijo...

"Hale, adiós." Detecto cierta urgencia de echarlo? XD

Jesús Tíscar Jandra. dijo...

No, no, qué va.

Raquel dijo...

Y ahora va usted a decirme que tampoco detecto cierta ironía en la respuesta, XD,

Jesús Tíscar Jandra dijo...

Pero es que yo no lo echo

Jesús Tíscar Jandra dijo...

Ah, ¿y qué significa XD?

Jesús dijo...

Eso eso ¿qué significa XD? :-) ;-)

Silvio Gnisci Morgach dijo...

Sonrisa desternillante o simple sonrisa enseñando sólo la campanilla de la boca?
Pero yo lo que quiero ver son paladares...

Silvio Gnisci Morgach dijo...

Ché, me falta un signo de interrogación. Cosas del directo.

Jesús dijo...

Entonces XD y ;-) es la misma cosa.

XD

Raquel dijo...

No lo echas, pero no por falta de ganas, :)
XD, risa abierta, clara y sincera, sin asomo de mala intención.