17.10.06

Fantasmas entre la multitud

No estoy seguro de que existan, tal vez sean producto de la imaginación enrarecida que te apaña el garrafón (ese que nadie sirve en sus casetas, pero del que muy pocos prescinden) o del efecto prolongado de los decibelios pespunteándote la cabezota, cualquiera sabe. Pero surgen, de vez en cuando surgen, los ves aparecer y avanzar entre la muchedumbre juvenil y los chorreones bisbaleros. Al principio me dio por pensar que deambulaban buscando a sus nietos, después me dije que no, que lo que llevaban buscando todo el día era la antigua feria de ganado, ¿ande estará, ande labrán puesto?, mas finalmente lo que creo es que son fantasmas en forma de agüelillos cogidos del brazo y abriéndose camino con cierta y pasmosa facilidad entre la turba polvorienta y borrachuza, los escotes de muerte, los eructazos prestos, las drogas masticadas. Dan ganas de ayudarlos, busquen lo que busquen, o de indicarles (si puedes, si te acuerdas) el camino correcto que lleva a las casetas de los cuerdos, de las vírgenes y los vinitos finos; pero corres el riesgo de que te manden a tomar viento con mucha elegancia y te digan que donde quieren estar es allí, con sus nietos, y que a ver cuándo pinchan AC/DC, joéh.

1 comentario:

Jesús dijo...

La foto de portada de Diario Jaén de ayer me encantó.

Los Chaves, Peñalver, Gaspar, etc. brindando. Y el Sr. Tiscar al fondo entre la multitud contemplando el brindis, la foto o las dos cosas.

Saludos.