30.6.06

Ay, alcalde, ay, ay, ay, ay, ay, ay...

Según el alcalde, la culpa del premio “Para la Libertad” la tienen los vecinos jaenitas, quienes hemos manifestado “inquietudes” por que se lo dieran a Pedro J. Ramírez. Claro, claro. Acabarábamos. Por eso últimamente veníamos oyendo a la gente en el autobús, en el mercado y hasta en Los Jardinillos decir que al director del diario “El Mundo” había que traerlo y premiarlo y que eso ya no podía demorarse más, que a ver a qué estaba esperando el Ayuntamiento para homenajear a ese señor y que como la cosa se siguiera retrasando iban a organizar una protesta de agárrate y no te menees. Así durante meses y meses. La leche que me dieron, qué rica era. A este alcalde las mentiras empiezan a sangrarle, con pus y con alegría. Mentiras, sí. Las coge al vuelo y las suelta para ir saliendo del paso, porque supongo que en realidad a él se la suda el premio, sea para quien sea, mientras no le den mucho la lata. Tenemos un alcalde autómata, impasible, soso y pachorrón que se autoprograma sobre la marcha y, según venga el pez, así lo escama. Y no sabe que aquí, en esta ciudad tan lagártica y facha, a quien la gente le hubiera gustado premiar es al Losantos y no al Ramírez, que es un blando.

2 comentarios:

Jaenita dijo...

Y porque el que orgullosamente mora (bajo seis metros de piedra por si se levanta) en el Valle de los caídos no lo puede recoger que si no...

Lancelot dijo...

claro, y por eso a la Universidad a la clausura de cierta carrera vino Gaspar Zarrías y se tiró el 90% del discurso hablando del dichoso estatuto andaluz. Es que los universitarios de la susodicha carrera habíamos manifestado "inquietudes" para que trajeran al señor - llego - con - una - hora - de - retraso - al - acto. Claro, claro. Acabáramos. ¡Es que en la universidad de se hablaba de otra cosa!