5.1.06

Que me meto con los funcionarios

Al sagrado y largo desayuno de los funcionarios, que suelen echar un cuarto de hora para soplarle al café y media para tomárselo, y si es con tostada échale la hora completa, hay que añadirle ahora los minutos esturreados que salen a la calle a fumarse un truja, los que fumen, y los que no verás tú qué pronto se envician. Madre del amor hermoso. Yo no digo todos, que sería injusto, pero hombre, si nos dejamos de chominás correctas, de esas para quedar bien con todo el mundo, no nos temblaría la tecla al escribir que los funcionarios y el escaqueo son como la paella y la cigala, la hamburguesa y el ketchup, la morcilla y el “Almax”... Van unidos, se conocen, se entienden y se quieren, raras veces viven bien el uno sin el otro. Lo de tener que exiliarse un rato a fumar, no digáis que no, os ha venido como dios y será por lo único que dejéis un ratito el “Buscaminas” y el “Solitario” del ordenador, gestiones delicadísimas de las que hasta ahora no os lograba desconectar ni el ciudadano solicitante más necesitado. Porque, ya que sales a fumar, jopé, descubres que hace un bonito día y que además tienes una cuñada a la que le han extirpado un lobanillo, ¿no deberías ir a visitarla?

3 comentarios:

Sinfo dijo...

Yo soy funcionaria, trabajo en una oficina con atención al público (público bastante conflictivo, por cierto, de esos que de vez en cuando hay que llamar a la policía y tal) y, vamos, nada más lejos de eso que estás contando.

No hay tiempo para salir a fumar ni a casi nada y yo, que soy la responsable, me quedo muy a menudo sin ese café del que hablas. Lo del café es lo de menos, por supuesto, pero, igual que otros muchos compañeros, tengo que quedarme a menudo más tiempo del que me corresponde por mi horario, mi sueldo y mi categoría.

No sé, echa un vistazo al mundo real, a cualquier oficina de esas con largas colas: las de extranjería, las de petición de citas para médicos, las del inem en épocas de despido-subvencionado-por-vacaciones-en -empresa-tramposa, las CAISS donde se tramitan las jubilaciones, bajas, etc. Y eso por no hablar de los hospitales colapsados y con el personal a tope, los servicios de bomberos sostenidos con cuatro perras y desatendidos cuando necesitan refuerzos, etc., etc.,etc.,etc... Yo no sé qué pasará donde tú vives, pero donde vivo yo, esos servicios, que son imprescindibles para la sociedad, están sobresaturados desde hace muchos años. Como la moda es descuidar los servicios públicos para potenciar a los amiguetes con empresas privadas, los miles de funcionarios que sacan adelante su trabajo lo suelen hacer con unas carencias de medios y personal escandalosas, además de cobrando unos sueldos ridículos.

Suele pasar, sin embargo, que a veces uno se harta de leer cosas como esa que has escrito y entonces a uno le dan muchas ganas de mandar el sobreesfuerzo a tomar por culo y empezar a hacer lo mínimo imprescindible para que no te sancionen.
Para darte la razón, por ejemplo.

Jesús Tíscar dijo...

Por eso digo que sería injusto decir todos. No obstante, relájate, amiga, que te noto tensa. Os pagan para atendernos y, generalmente, no somos vuestros enemigos. Y aunque lo fuésemos: cobráis por atendernos.
Besos.

Sir Alsen Bert dijo...

¡Sinfo! por Dios y por la Virgen, tú por estos lares también jiennenses. Cómo molas.

Pues yo quiero ser funcionario de esos de la Enseñanza socializadora del Estado Español y futura República, ¡coño!

Besos para Sinfo.
Abrazo para el nene.